Rosó Buch: “Somos una familia; no es fácil encontrar esto en otros equipos”

En su tercera temporada en la capital del Bierzo Alto, la jugadora del Embutidos Pajariel Bembibre Rosó Buch está confirmando las buenas sensaciones que venía apuntando anteriormente. Tras un inicio complicado para su equipo, en el que disputó seis encuentros en apenas tres semanas, la de Mataró ha dado un paso al frente y en los últimos encuentros está firmando grandes actuaciones. “Me encuentro muy bien; siempre he contado con la confianza de ‘Chiqui’ y de mis compañeras”, señala la catalana, que opina que “voy evolucionando en mi juego”.

“Ya no me centro tanto en hacer puntos”, añade la escolta del conjunto berciano, que asegura que “ahora trabajo para defender mejor –es lo que me pide el míster, precisa-, para crear más juego para mis compañeras e intentar ir al rebote. Trato de ser más completa y poco a poco tengo que hacerlo mejor”, apostilla una Rosó “feliz por contar y sentir la confianza de mi entrenador”, ‘Chiqui’ Barros. Esto, apunta, “me hace sentir más responsabilidad”, algo que le resulta, afirma, “divertido. Me gusta tener metas nuevas. Anotando o no, yo me siento importante”, remacha.

Pese a su importante progresión, la escolta del cuadro bembibrense es consciente de que su buena labor no tendría sentido sin la colaboración del resto del equipo, y por ello destaca el buen entendimiento y el acoplamiento de las jugadoras. “La clave es que todas aportamos. Un día la estrella es una, otro día es otra, pero en el partido todas ponemos nuestro granito de arena, ya sea desde el banquillo o en cualquier faceta del juego. Todas confiamos, nos ayudamos. Es muy importante contar con el apoyo de tus compañeras, porque siempre te ayudan a defender. Somos una familia; no es fácil de encontrar esto en otros equipos”, sentencia.

Foto: Lourdes Mesa.

Foto: Lourdes Mesa.

SOBRE LA VICTORIA ANTE RIVAS ECÓPOLIS: “LA FE Y LA ILUSIÓN FUERON CLAVES”

La buena dinámica del equipo del Bierzo Alto, que ha sumado cuatro victorias en los últimos cinco encuentros, se vio culminada el pasado viernes con la histórica remontada ante Rivas Ecópolis. Rosó tuvo una importante actuación al sumar 16 puntos, aunque ella prefiere resaltar la labor colectiva. “Lo pienso y aún no me lo creo”, señala la de Mataró, que reconoce que “era un partido que estaba casi perdido –perdíamos de 19 en el último cuarto, recuerda-. Sin embargo, todas confiamos, desde el banquillo se apoyó al máximo y las que estaban en la pista lo dieron todo. Poco a poco fuimos remontando”, resume. “La fe y la ilusión que teníamos por sacar este partido adelante fueron claves”, enfatiza.

“Salió bien y todas contentas”, agrega Rosó, que considera que “fue determinante el momento en que las vimos a 12. Fue en un tiempo muerto, y pensamos: ‘ahora es nuestra oportunidad’. Empezó Orla con sus triples, Dita siguió con su defensa, todas jugamos muy bien. Empezamos a meter, defendimos mejor y poco a poco vimos que era nuestro, que no se nos podía escapar”, explica. “Cuando salí en el último cuarto, me dije: ‘tengo que hacer lo que sea para mi equipo’”.

Este triunfo en el Cerro del Telégrafo fue importante porque distancia a dos victorias a las bercianas respecto al grupo perseguidor, y aleja aún más los puestos de descenso, ya a cinco partidos. “También por la moral que nos dio al conseguir remontar este partido tal como lo teníamos”, puntualiza la escolta del Embutidos Pajariel Bembibre, que aclara que “nosotras tenemos el mismo objetivo, que es ir partido a partido y disfrutar. Queremos acabar la primera vuelta con 9 victorias; sería una gran alegría para todos”, subraya.

Foto: Lourdes Mesa.

Foto: Lourdes Mesa.

“ES UN PLACER JUGAR EN EL BEMBIBRE ARENA”

Cinco días después de la épica victoria en tierras madrileñas, las pupilas de ‘Chiqui’ Barros ya tienen la mente puesta en el siguiente compromiso, el próximo sábado ante Gernika Bizkaia. “Cada vez que pensamos en el último partido sentimos una gran alegría, pero somos conscientes de que tenemos una gran oportunidad. Es un gran equipo y nos podríamos poner con ocho triunfos, lo que nos afianzaría en la cuarta posición. Lo importante es jugar bien, ser fuertes en casa ante un rival que está siendo importante en esta liga”, concreta.

De cara a la cita del sábado, Rosó da mucha importancia a la hinchada berciana, “un gran apoyo”, señala, “porque cuando las cosas no salen bien, nos empujan para ir más allá. No sólo por nosotras, sino por todos ellos. En el vestuario siempre comentamos que es un placer jugar en el Bembibre Arena, porque los equipos que nos visitan llegan con miedo, nos respetan mucho. Están animando en todo momento e incluso cuando vamos fuera, nos sentimos apoyadas. Para mí es muy divertido jugar aquí”, comenta la catalana, agradecida por el cariño que demuestran con ella los aficionados bembibrenses: “Me quieren y trato de recompensarles jugando como sé y disfrutando”.

Aficionados bembibrenses en el Cerro del Telégrafo. (Foto: Lourdes Mesa)

La afición bembibrense estuvo en el Cerro del Telégrafo. (Foto: Lourdes Mesa)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *