Marta Fernández cierra la plantilla del Embutidos Pajariel Bembibre

Marta Fernández, sexta cara nueva del Embutidos Pajariel Bembibre de cara a la temporada 2016-2017, completará el plantel con el que trabajará Fran García. Nacida en la capital del Bierzo Alto hace 19 años, alcanza el 1,80 de estatura y ocupará la posición de alero. Tras iniciar su vida deportiva en las categorías inferiores del club bembibrense, desarrolló la mayor parte de su etapa formativa en el equipo del que procede, el C. B. 6,25 de Ponferrada.

marta2Faltaba una pieza para terminar de encajar todo el rompecabezas, y finalmente será una jugadora que se puede considerar prácticamente de la casa la que se encargue de ocupar ese hueco. Marta Fernández, que jugó hasta hace un año en el equipo júnior del C. B. 6,25 de Ponferrada -tuvo que dejar el baloncesto durante este tiempo por motivos académicos-, será la que complete el plantel del que dispondrá Fran García para afrontar la campaña 2016-2017, cuya pretemporada arrancará este viernes.

La bembibrense se incorpora al club en el que dio sus primeros pasos en el baloncesto, y con el que su hermana, Diana Fernández, llegó a debutar en Liga Femenina 2. Ahora, después de trabajar todo el verano con la entrenadora ayudante del Embutidos Pajariel Bembibre, Raquel Álvarez, Marta tendrá la oportunidad de incorporarse a un equipo profesional. Cumple este sueño después de permanecer seis temporadas -desde infantil a júnior- en el C. B. 6,25, donde pasó la mayor parte de su etapa formativa y con el que llegó a formar parte de varias preselecciones autonómicas.

MARTA FERNÁNDEZ: “LLEGO CON MUCHAS GANAS DE APRENDER”

Es Marta una chica tranquila, feliz y con la cabeza bien asentada, que afronta con el nuevo curso deportivo dos retos que marcarán los próximos años de su vida: el debut en Liga Femenina y el comienzo de sus estudios de Documentación Sanitaria, con los que pretende llegar a poder estudiar en el futuro Fisioterapia. Ella asegura que emprende su primera aventura en el baloncesto profesional “con muchas ganas de aprender y de ayudar. Sobre todo de aprender”, remacha.

Marta se define como una jugadora “generosa en el esfuerzo. Es lo que prometo: entrega y máxima dedicación”, apostilla la nueva jugadora rojilla, cuyas posiciones de juego se mueven, asegura, entre el 3 y el 4. Ella es consciente de la necesidad del equipo y por ello se compromete a darlo todo para devolver la confianza que ha depositado en ella el cuerpo técnico encabezado por el asturiano Fran García. “Lo conozco de haber jugado contra él y por lo que vi es muy exigente e insistente. Me pedirá esfuerzo y que me deje la piel”, certifica.

marta3RAQUEL ÁLVAREZ: “TIENE CAPACIDAD PARA APRENDER”

Por su parte, la entrenadora ayudante del Embutidos Pajariel Bembibre, Raquel Álvarez, se muestra optimista respecto a la aportación de Marta: “Pese a que es una jugadora que lleva un tiempo sin jugar, por sus cualidades y características físicas puede ayudarnos y aportar cosas al equipo debido a que contamos con una plantilla corta. Físicamente es una jugadora con brazos y piernas espectaculares, para estar al nivel de las jugadoras de Liga Femenina”, especifica la preparadora lucense, consciente de que “necesitamos a jugadoras que nos ayuden a entrenar. Pero que nos ayuden con calidad”, puntualiza.

“Tácticamente le podrán faltar cosas”, reconoce Álvarez, que, no obstante, valora su evolución y esfuerzo durante los entrenamientos realizados a lo largo de los últimos meses. “Después de trabajar con ella durante todo el de verano, he visto que tiene capacidad para aprender. Entrenando a un nivel tan alto como el que vamos a tener durante este año se va a colocar rápidamente a ese nivel para poder ayudarnos en lo que nuestro entrenador considere necesario”, incide una Raquel que se muestra optimista con la actitud demostrada por Marta: “La veo con ganas y con ilusión. Un poco asustada, supongo, por ser su primera experiencia profesional y por la carga de trabajo”, admite la gallega, que opina, pese a todo, que “la veo muy preparada para estar en este nivel y poder asimilarlo”.

Raquel, eso sí, reconoce que a Marta le costó comprometerse con el equipo. “En principio, cuando se le planteó la posibilidad, estaba con dudas, pero ofreciéndole un nivel alto de entrenamientos ella aceptó la propuesta”, explica la entrenadora ayudante del Embutidos Pajariel Bembibre, que asegura que “está tan comprometida que ha participado en todas las sesiones voluntarias de entrenamiento llevadas a cabo durante el verano. El grado de integración es bueno. Había gente que la conocía y llevamos todo el verano trabajando con Orla y Alba, por lo que la adaptación será fácil. Le va a costar porque esto es Liga Femenina, pero no tardará mucho en conseguirlo. Lo logrará porque la necesitamos y ella tiene las capacidades”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *