Embutidos Pajariel Bembibre viaja a Zamora para certificar una temporada de consolidación en la élite (miércoles, 20:15 horas)

Porque así nos han educado y de esta manera hemos llegado hasta aquí, afición y equipo, todos juntos, vamos a dar guerra hasta el último segundo. Después del traspié sufrido el pasado sábado ante el IDK Gipuzkoa UPV, Embutidos Pajariel Bembibre visita el Pabellón Ángel Nieto de Zamora con la intención de sumar un nuevo triunfo, el decimotercero de la temporada y tercero consecutivo a domicilio, que confirme la sobresaliente campaña que está realizando y que ha consolidado al club en la élite del baloncesto femenino. Este miércoles, desde las 20:15 horas, las bercianas afrontarán un nuevo derbi regional ante el C.D. Zamarat, un encuentro que será retransmitido a través del canal de emisión en directo de la Federación Española de Baloncesto (FEB), FEBTV. Asimismo, se podrá seguir desde su portal de Baloncesto en Vivo.

Las de ‘Chiqui’ Barros llegan a la cita de este miércoles con un balance de doce triunfos en veintidós encuentros disputados, tras cosechar cuatro victorias en las últimas seis jornadas y acabar ganando en sus dos últimas salidas. A pesar de su derrota ante el IDK Gipuzkoa UPV, el cuadro bembibrense mantuvo la quinta posición en la clasificación, aunque igualado con un Gernika al que visitará el próximo miércoles 25 de marzo. La cuarta plaza, ocupada por Cadí La Seu, se encuentra ya a tres triunfos más el ‘basket average’. A cuatro está el tercero, un Conquero Huelva Wagen que jugará en el Bembibre Arena en la última jornada de la liga regular, el 28 de marzo. El séptimo, Rivas Ecópolis, que visitará el próximo sábado la capital del Bierzo Alto, se encuentra a una victoria del conjunto bembibrense.

MONTY740

Imagen del choque en el Bembibre Arena. (Foto: Héctor Keudell/Bembibre Digital)

Imponerse en este nuevo derbi regional supondría un nuevo éxito para la escuadra rojilla, puesto que superaría las doce victorias cosechadas durante la fase regular de la pasada temporada. Pese a que entonces sirvieron para estar en los playoffs, ello no debe ser la referencia para calificar la presente campaña. Si se llegó a las semifinales de la Liga Femenina, se debe considerar como un premio a la brillante trayectoria de una entidad que ha crecido desde la humildad y después de pasar por todas las categorías del baloncesto nacional. Asumamos que este año ya se han alcanzado las mismas victorias que en la pasada liga regular y sigamos creyendo en un proyecto deportivo que, de la mano de un cuerpo técnico y una junta directiva, ha prosperado hasta el punto de codearse con algunos de los equipos más importantes del continente.

LA ÚNICA NOVEDAD, EN EL BANQUILLO

Por su parte, las pupilas de Lucas Fernández afrontan esta vigesimotercera jornada después de realizar un gran partido en Würzburg y ponérselo difícil al todopoderoso Perfumerías Avenida, que finalmente se acabó imponiendo por 78-71. Acumulan las zamoranas tres triunfos –todos como local- en los últimos seis compromisos ligueros, llegando a derrotar en el Ángel Nieto al Cadí La Seu. Con nueve triunfos en su casillero, marchan octavas y acarician la permanencia matemática, aunque con esta cifra de encuentros ganados se supone que deberían considerarse salvadas.

ROSÓ(3)740

Imagen del choque en el Bembibre Arena. (Foto: Héctor Keudell/Bembibre Digital)

Sin incorporaciones está el club zamorano desde el inicio de la presente campaña, con una única novedad en el banquillo, donde Lucas Fernández ocupó el puesto de Juan de Mena, baja por enfermedad. Al principio de la temporada, eso sí, la entidad castellana realizó un gran número de fichajes. Pese a presentar una plantilla muy renovada respecto al anterior curso, una vieja conocida de la afición bembibrense, Ylenia Manzanares, sigue siendo la principal referencia, promediando más de 13 créditos de valoración. Junto a ella, Daria Mieloszynska y Caroline Durbin conforman una línea de perímetro muy peligrosa. La polaca, de hecho,  es la máxima anotadora de su equipo con un promedio de 13,5 puntos por encuentro.

Una consumada tiradora como Marina Delgado y la holandesa Natalie Van den Adel, una de las máximas anotadoras del cuadro zamorano, llevan la manija del equipo, e incluso pueden simultanear su presencia en la pista. El juego interior es cosa de jugadoras extranjeras, dos de ellas, Sandra Pirsic y Dragana Svitlica, de origen balcánico, aunque esta última no jugó el último partido en Salamanca. Destacan también en la pintura la portuguesa Sofía Gomes, que está atravesando un gran momento de forma, así como la británica Ella Clark.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *