Embutidos Pajariel Bembibre se lleva una gran experiencia de la Minicopa LF Endesa

Nada en el mundo podrá borrar lo que han vivido en Salamanca. Pese a que no lograron ninguna victoria en la Minicopa de la Liga Femenina Endesa, disfrutar de lo que rodea a una Copa de la Reina y participar en una competición en la que están los equipos infantiles de los clubes de la máxima categoría del básquet femenino español es algo para contar a los nietos. Momentos, miradas, abrazos… todo el ambiente hace que los resultados carezcan de importancia para el combinado de doce jugadoras bercianas que representaron al Embutidos Pajariel Bembibre por primera vez en el torneo desarrollado de forma paralela al torneo del KO.

Si la primera toma de contacto se saldó con sendas derrotas dentro del Grupo D ante Valencia Basket y Campus Promete, la lucha por el 11º puesto contra RpK Araski tuvo un desenlace similar (37-27), aunque con la sensación de que lo vivido tiene que tener una repercusión en la comarca y por qué no una continuidad en el futuro. La alianza del Club Baloncesto 6,25 con el Ciudad de Ponferrada y la entidad del Bierzo Alto puede ser el germen de algo bonito, no sabemos cómo, pero sí para que todo El Bierzo, por fin, se una para tener un baloncesto unido.

Como decíamos, poco importó el resultado de los partidos, pero sí debe tener trascendencia ese conciliador evento desarrollado en la ciudad del Tormes y que ha servido para unir aficiones y reunir ilusiones en una ciudad histórica del baloncesto femenino en España y en Europa. Se respiraba ilusión y las jugadoras supieron imbuirse en una atmósfera llena de espectáculo y estrellas. Convivir con sus ídolos quedará para ellas y lo recordarán como una de sus primeras grandes experiencias.

Derrota con buenas sensaciones ante Rpk Araski

De hecho, cada partido, sin importar –repetimos– el resultado, se vivió como una fiesta y lo despidieron reuniéndose y abrazándose después de haber competido durante cuarenta minutos con todo el vigor y las ganas que el torneo exigía. La competición se desplazó para la selección berciana al Julián Sánchez para despedir el campeonato y las chicas, que esta vez estuvieron dirigidas por Sandra Cereijo –Jorge Fernández tuvo que ausentarse por otros compromisos–, volvieron a causar buena impresión pese a la derrota frente a las jóvenes jugadoras alavesas.

Sin duda, como en los anteriores choques ante valencianas y riojanas, se volvió a acusar el escaso acoplamiento y una ligera desventaja física de las jugadoras bercianas. Las vitorianas, con más ritmo y más habituadas a jugar juntas, apenas dieron opción desde el inicio. Quizá fue antes del intermedio, al que se llegó con el 18-8 favorable a la escuadra vasca, cuando más opciones tuvieron las bercianas. Sin embargo, un parcial de 13-0 tras el paso por los vestuarios anunció un final complicado. 37-27 fue el resultado final a pesar de que las rojillas volvieron a apretar en los últimos segundos apoyadas por una afición incansable e ilusionada.

Tags:, , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.