Embutidos Pajariel Bembibre, el escaparate del baloncesto femenino

122 jugadoras han vestido la elástica del Club Baloncesto Bembibre –ahora Embutidos Pajariel Bembibre– desde que en 2006 llegó a la Liga Femenina 2. De ellas 80 lo han hecho durante las últimas diez temporadas en la Liga Femenina Endesa y muchas de ellas, sin duda, se han convertido en referencias incluso del baloncesto europeo después de su paso por la capital del Bierzo Alto, cuyo equipo ha pasado a ser el perfecto escaparate para las jugadoras con ambición y hambre, que aspiran y sueñan con alcanzar la élite del básquet femenino. En El Bierzo demuestran su calidad, crecen y consiguen ofertas a las que económicamente la entidad del Bierzo Alto, el presupuesto más reducido de la competición, no puede llegar. Monty, la eterna capitana con 120 partidos en la máxima categoría con el conjunto bembibrense, es un ejemplo de todo ello.

Repite Pepe Vázquez, entrenador esta temporada del conjunto berciano, que “la Liga Femenina Endesa necesita equipos como el Embutidos Pajariel Bembibre”. No le falta razón al técnico compostelano, espectador de lujo del ascenso en Huelva del conjunto berciano a la máxima categoría en 2012. La Liga Femenina Endesa no puede acoger sólo proyectos poderosos y llenos de figuras asentadas del baloncesto mundial. Necesita otro tipo de apuestas por jugadoras emergentes, jugadoras con un futuro que se intuya exitoso y que necesiten dar el salto al baloncesto profesional después de su paso por las universidades estadounidenses o tras concluir su etapa formativa en nuestro país. Este tipo de clubes son la mejor opción incluso para jugadoras que vienen de una o varias temporadas en las que no se cumplen las expectativas o que quieran dar el salto desde la segunda categoría.

Se plantean entonces varias cuestiones: ¿Qué sería de las jóvenes españolas por las que los clubes potentes de máximo nivel no apuestan por miedo a fracasar? ¿Hay mejor forma de desembarcar en el baloncesto de élite para una jugadora recién salida de una universidad norteamericana que hacerlo en una de las mejores ligas de Europa? ¿Es Bembibre el ecosistema ideal para relanzar una carrera estancada tras una mala temporada? Muchas respuestas a estas preguntas las da Embutidos Pajariel Bembibre, un club que cada año es el principal candidato al descenso y que, pese a verse obligado a reinventarse cada verano, sobrevive por su capacidad para acertar en su apuesta por jugadoras jóvenes o que viven malas experiencias y necesitan dar un giro a sus carreras. ¿Cuál será el siguiente nombre?

Extranjeras en busca de un giro a sus carreras

De jugadoras que buscan un nuevo impulso para sus carreras se ha nutrido históricamente el conjunto rojillo. Tenemos casos muy recientes, por ejemplo, en Amber Melgoza, que llegó a la villa del Boeza tras su debut profesional con el Battipaglia italiano, y Kadri-Ann Lass, que arribó al Bierzo procedente del Uni Györ húngaro tras su paso por el Wisla polaco y después de haberse formado en la universidad norteamericana de Duquesne. También llaman la atención los casos de Roselis Silva y Julia Gladkova, que vivieron varias etapas en la entidad bembibrense. Así, la venezolana, que había llegado al Bierzo tras tres temporadas en tierras vascas, firmó por Campus Promete y Lointek Gernika tras sus dos estancias en la villa berciana. La rusa, por su parte, firmó por IDK Euskotren y Kutxabank Araski tras las dos últimas etapas. La primera, en la que fue una de las sensaciones del campeonato, le permitió participar en el Eurobasket y firmar en el Satu Mare de Rumanía.

Por su parte, la jugadora de Movistar Estudiantes Vicky Llorente llegó desde Gernika a la villa del Boeza, donde coincidió con la de Kursk en sus dos campañas. Con ella y Gladkova también estaba entonces Heleen Nauwelaers, actualmente en el RACA de Granada después de irse sin mucho éxito a Tenerife para jugar la Eurocup. La temporada anterior a su llegada desde Francia estuvo en el conjunto berciano Jovana Pašić, que juega ahora en el Sepsi SIC, campeón de Rumanía. Era entonces la capitana Aleksandra Stanaćev, que llegó a Bembibre como primer fichaje de la etapa de Fran García tras jugar en Conquero y Cadí La Seu y que coincidió con Vega Gimeno en Bembibre y posteriormente en Durán Maquinaria Ensino, último equipo en España de la base de Kikinda antes de irse a Polonia para jugar la Eurocup con el Lublin. Zamora fue su destino de la mano de Fran García tras su paso por El Bierzo.

Nacionales que se sienten estancadas

No sólo extranjeras buscan dar un paso al frente en sus carreras, ya que en la etapa de Pepe Vázquez destaca el retorno de Laura Herrera tras dos años en Campus Promete. Al Bierzo llegó en 2015 siendo medalla de bronce en el Europeo de Hungría y Rumanía tras su paso por Mann-Filter Zaragoza. La tinerfeña llegó acompañada de una Vega Gimeno con la que había coincidido en Rivas. La ala-pívot valenciana firmó en el equipo berciano tras su paso por Gran Canaria y se fue siendo internacional absoluta con España –única que lo ha hecho siendo jugadora del club bembibrense– y una estrella mundial del 3×3. Aparte del caso reciente de Helena López, en la segunda etapa de Herrera también estuvo una Alejandra Quirante que recientemente ascendió a Liga Femenina Endesa con el Barça CBS.

Similar trayectoria a la mallorquina describió Laura Aliaga, que debutó en Liga Femenina Endesa con el Zamarat y tuvo un paso discreto por La Seu d’Urgell. Después de jugar en Liga Femenina 2 con el Instituto de Fertilidad de Mallorca, en El Bierzo inició una trayectoria de cinco campañas seguidas en la máxima categoría, las últimas siendo incluso capitana del Ensino. Sin embargo, el caso más llamativo es el de Anna Gómez y sus tres cursos en Bembibre tras una campaña sin alardes en Burgos. Se convirtió en una de las mejores bases de la competición –llegó a ser MVP nacional la temporada 2015-2016 y pasó posteriormente por el Belfius Namur belga, el Lointek Gernika y ahora en Valencia Basket.

Jóvenes nacionales a la espera de la oportunidad que les da Bembibre

Muchas son las jóvenes que debutan en Liga Femenina Endesa o por las que apuesta el Embutidos Pajariel Bembibre para impulsar sus carreras. Por ejemplo, la internacional Bea Sánchez, que la última temporada ha jugado en Kutxabank Araski, debutó en la máxima categoría con el conjunto berciano tras su ascenso en 2012 con una vitoriana, Marta Tudanca, como compañera. Ese mismo año ficharon dos jóvenes promesas procedentes de Liga Femenina 2, una con importante trayectoria en selecciones de formación, Eli Vivas, y otra, Rosó Buch, a la que se enfrentó en la final por el ascenso y que atesora una brillante carrera en la competición y varios títulos en su currículum. Muy significativo es el caso de Anna Palma, asentada en El Bierzo después de tener poco protagonismo en La Seu d’Urgell.

Camino inverso a la capitana realizó Montse Brotons, que coincidió con Palma en Segle XXI y Bembibre antes y después de irse respectivamente a Oral Roberts. Esta temporada se ha asentado en el conjunto ilerdense. Por su parte, Itsaso Conde, ahora en Movistar Estudiantes, se estrenó en la máxima categoría con el cuadro berciano en la temporada 2019-2020 tras su paso por León, mientras que su compañera en el equipo del Ramiro Laura Quevedo volvió a España de la mano del club bembibrense tras su fugaz experiencia en la Liga Universitaria de Estados Unidos (NCAA) y después de haber debutado con el Rivas en Liga Femenina. También había debutado en la máxima categoría –en este caso con Gran Canaria– Ainhoa Lacorzana, que viajó de Vigo al Bierzo en 2021. También desde Liga Femenina 2 arribó en 2020 Laura Méndez, que dio el salto a la élite tras su paso por GEiEG.

Extranjeras con ambición que se hacen un sitio en el baloncesto europeo

También hay foráneas que dan el salto al ‘profesionalismo’ en el cuadro berciano tras finalizar ciclo universitario. Caso estelar es el de la bahameña Lashann Higgs, que llegó desde Texas, cosechó cuatro MVP’s durante la temporada 2020-2021 a las órdenes de Pepe Vázquez y acabó este curso en Lointek Gernika con Rosó y Roselis. No menos sorprendente fue el caso de Quinn Dornstauder, MVP de la competición hasta que se lesionó en la 11ª jornada de la campaña 2017-2018 ante Mann-Filter Zaragoza, precisamente su equipo antes de jugar en Zamarat y Cadí La Seu. La canadiense, ahora en el subcampeón belga, Castors Braine, coincidió durante sus dos primeras temporadas en España –en Bembibre y Zaragoza– con Brittany Brown, que ha hecho una extensa carrera en Alemania e Israel.

Brown y Dornstauder coincidieron en El Bierzo con Elin Gustavsson, que juega en el Hainaut francés. Llegó procedente de Colorado State y también pasó por La Seu después estar en Ferrol, una etapa más breve en España que la de Ariel Edwards, que hizo recorrido similar a Roselis Silva y volvió al Embutidos Pajariel Bembibre de la mano de Fran García tras su paso por Gernika. MVP de la Copa Castilla y León que se adjudicó el conjunto berciano en 2016 en Salamanca, estuvo en Argentina, Israel y Paraguay y disputó sus dos últimas temporadas en España con los otros dos equipos vascos: Kutxabank Araski e IDK Euskotren. La finlandesa Marianne Kalin, segunda extranjera con más partidos en Liga Femenina Endesa con el cuadro berciano después de la irlandesa Orla O’Reilly, es quizá el último caso.

Extranjeras que debutan en la máxima categoría en Bembibre

Durante la última temporada vivió su segunda etapa en El Bierzo Cherin Miller, que debutó en la máxima categoría del baloncesto femenino español con la escuadra bembibrense en 2012. La pívot americana ha tenido un largo recorrido en el baloncesto europeo, pero sobre todo en España, tanto en la máxima categoría como en la segunda. Coincidió en su primera experiencia en El Bierzo con una histórica del club como LaNedra Brown, que logró el ascenso con Chiqui Barros y pasó, tras su estreno en la máxima categoría, a firmar por Cadí La Seu y Campus Promete en la ahora denominada Liga Femenina Endesa.

En la categoría de plata también se dio a conocer Toch Sarr gracias al club bembibrense, que apostó por ella en su debut en la misma en 2006. La senegalesa, una institución en IDK Euskotren, pasó también por Girona y Ferrol y ha militado durante la última temporada, antes de incorporarse al Adelitas mexicano, en el Torun polaco y el Tarbes galo. De Liga Femenina 2 llegaron a Bembibre Kristina Rakovic, que acaba de ascender a Liga Femenina Endesa junto a Quirante con el Barça CBS, y Dita Liepkalne, que coincidió con Pepe Vázquez en Cortegada y pasó a Mann-Filter Zaragoza después de dos años maravillosos en la capital del Bierzo Alto en los que llegó a disputar los playoffs por el título. 

Fotos: Rodo López, Mila García, José Devesa, Dani Quiterio y Diario de León.

Tags:, , , , ,