Embutidos Pajariel Bembibre busca la sorpresa frente a Hozono Global Jairis (jueves, 12:00 horas)

Pasada la resaca de la Copa de la Reina que coronó a Valencia Basket con su tercer título nacional consecutivo, vuelve la Liga Femenina Endesa para afrontar un tramo decisivo en el que el Embutidos Pajariel Bembibre, aunque no se juega nada después de certificar su descenso matemático a la Liga Femenina Challenge, sí que podría ser juez de los puestos de play-off y descenso. El primer escenario lo vivirá desde las 12:00 horas del jueves en el Fausto Vicent de la localidad murciana de Alcantarilla, donde le espera el proyecto emergente más potente y ambicioso de la competición, un Hozono Global Jairis en dinámica positiva tras la llegada de Anna Montañana al banquillo.

Tal es la racha que el equipo dirigido por la preparadora valenciana ha logrado seis victorias en los últimos siete partidos. Apenas dos derrotas, ante Casademont Zaragoza y Perfumerías Avenida, ha sufrido el cuadro alcantarillero en las diez jornadas que van de la segunda vuelta, registro que lo convierte en un conjunto que aspira incluso a alcanzar la cuarta posición de la fase regular. SPAR Girona y Valencia Basket sucumbieron en el Fausto Vicent en este tramo de la competición en el que todo parece ir rodado en tierras murcianas. El estado de confianza del conjunto jairista parece inabordable ahora mismo, aunque los parones suelen generar incertidumbre con estas dinámicas.

Con una de las directoras de juego más en forma, Aina Ayuso, Belén Arrojo, que no jugó en la última victoria, ante Lointek Gernika, suma intangibles a una línea exterior con puntos en las manos de Aislin König y una Lou López-Sénéchal que cubrió la marcha de Arica Carter a Salamanca. Carmen Grande y Maria Bettencourt son, además, dos bases de rotación expertas en un equipo reforzado en la pintura con Chantel Horvat, ex de Perfumerías Avenida, y Chelsea Nelson, que no jugaron en la ida. Pese a las bajas de Shante Evans y Maimouna Diarra, Abby Bishop y Amalia Rembiszewska suponen una gran amenaza ayudando en un un equipo que ya venció 55-73 en el Bembibre Arena.

En estos momentos, cree la entrenadora del Embutidos Pajariel Bembibre, Bea Pacheco, que «es uno de los equipos más en forma de la categoría. Seguramente, el parón, al no jugar la Copa, les habrá venido bien para recargar después de  todos los partidos que tuvieron», precisó la preparadora madrileña, que recordó que viene de competir antes del parón «con muy buenos resultados. Va a ser un rival muy duro», recalcó la adiestradora del cuadro berciano, consciente de que «se están jugando entrar en play-off y está con el objetivo muy claro. Desde que ha llegado Anna [Montañana] tiene una identidad muy clara», opinó sobre el cambio en el banquillo tras el cese de Eric Surís.

Bea Pacheco: «El parón nos viene bien»

La escuadra berciana, por su parte, afronta la cita con el único objetivo de no acabar la fase regular con un único triunfo, el que luce ahora mismo en su casillero, y poner fin a una demoledora racha de doce derrotas consecutivas. Una pena esos resultados en las pistas de Lointek Gernika Bizkaia y SPAR Gran Canaria e incluso el partido en el Bembibre Arena frente a Durán Maquinaria Ensino. Es evidente que la competición no ha sido del todo justa con una escuadra, la del Bierzo Alto, que bien podría tener algún triunfo más. Sin embargo, afronta este tramo final de temporada sin opciones de pelear por una salvación que ni el cambio en el banquillo ha podido evitar.

Se está haciendo muy larga esta dura temporada para el conjunto berciano, que, más allá de los resultados, ha tenido que solventar múltiples contratiempos que han lastrado, sin duda, su rendimiento. La profesionalidad está siendo el principal argumento para seguir compitiendo en un campeonato en el que tuvo un destino marcado desde hace bastante tiempo. De hecho, varias de sus jugadoras están rindiendo a un gran nivel y han aparecido entre las destacadas en diferentes apartados estadísticos en las últimas jornadas. Así, Aleksandra Krošelj y Marnelle Garraud aparecieron en sendos quintetos ideales e Isabelle Gradwell fue la máxima anotadora de la pasada jornada.

Este buen rendimiento, no obstante, no se ha traducido en victorias que aliviasen un poco la carga competitiva sin recompensa que arrastra el equipo del Bierzo Alto. Es por esto que Bea Pacheco consideró que «el parón nos viene bien. Reseteas, recargas energía y el equipo afronta los partidos que quedan con las piernas más frescas, la mente más liberada por los días que hemos dado de descanso», especificó la técnica de la escuadra de la villa del Boeza, que asume la dificultad del desafío en Alcantarilla y tiene claros los objetivos de cara a esta cita en el Fausto Vicent: «Sabiendo que es un rival muy complicado, intentar competir y ponerles en problemas».