Castigo excesivo

El equipo Júnior-Sénior Femenino de Club Baloncesto Bembibre perdió por 42-52 ante La Virgen del Camino y acumula cuatro derrotas consecutivas en la Liga Provincial. Aunque ofrecieron mejores sensaciones que en los compromisos anteriores y llegaron con opciones a los últimos minutos, las de Raquel Álvarez, pese a su esfuerzo y con una actitud irreprochable, no pudieron mantener la propuesta que les permitió competir a buen nivel durante la mayor parte del encuentro. El resultado final, de hecho, no reflejó los aspectos positivos que se pudieron extraer del enfrentamiento ante un equipo que se encuentra entre los primeros clasificados y que así lo refrendó con su triunfo en el Bembibre Arena.

Sin duda, dio la impresión de que el conjunto del Bierzo Alto recibió demasiado castigo pese a su buena imagen. Mostró buenas cosas, buenos fundamentos en ataque y en defensa que corroboraron la buena línea de trabajo que siguen unas jugadoras cuya ilusión les permite rendir a buen nivel ante rivales a priori superiores. La mejoría que se vio en la pista tuvo notas alegres y tristes fuera de ella. Por un lado, con el regreso de Rocío Blanco, a quien una lesión en uno de los primeros partidos de la temporada apartó de la competición hasta este encuentro ante el conjunto virginiano. Por su parte, Ángela anunció su retirada a la conclusión del duelo.

Reacción desde el segundo cuarto

El choque fue complicado desde el inicio para las bercianas. La canasta inicial fue la única ventaja que tuvieron en el partido después de que las visitantes enlazaran seis tantos sin respuesta bembibrense para adquirir una renta que poco a poco se fue acercando al doble dígito. Las del Bierzo Alto, eso sí, mostraron buenos movimientos en ataque, aunque la suerte fue esquiva en diversas situaciones que parecían destinadas a ser canasta y en las que la fortuna, tan caprichosa, no estuvo con ellas.

9-17 reflejó el luminoso a la conclusión de los diez primeros minutos, que dieron paso a un segundo periodo en el que las del Bierzo Alto, pese a ver ralentizado su ritmo de anotación, defendieron mejor y estrecharon, aunque de forma mínima, la desventaja. 17-24 fue, de hecho, el resultado con el que se llegó a la media parte. Daba la impresión de que la remontada, aunque complicada, sería posible con un poco más de fortuna ante el aro rival.

No culmina la remontada

A pesar de que a las bercianas les costó volver al duelo, lo consiguieron creando buenas situaciones de tiro, con movimientos acertados y una circulación de balón más ligera y fluida. Aunque la renta visitante volvió a situarse en las dobles figuras, las de Raquel Álvarez dominaron la segunda mitad del tercer acto para reducir la desventaja. Dos canastas en los últimos compases del mismo apretaron el marcador (31-36) y les permitieron llegar con opciones al asalto decisivo.

Al inicio del último cuarto, una canasta de Marta permitió cerrar un parcial de 6-0 que puso el partido en un pañuelo. Reaccionaron las virginianas, pero dos nuevas acciones de ataque de Paloma pusieron el 38-40 en el luminoso. Ahí pareció acabar la resistencia que pudo oponer el conjunto berciano, que no fue capaz de asestar el golpe definitivo para sellar la remontada. Mantuvieron varios minutos una exigua desventaja, pero un triple en los últimos segundos culminó un parcial de 0-7 que puso el definitivo 42-52 en el electrónico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *